OPINIÓN

El error de adelantar las vacaciones de invierno

Como es sabido, la semana pasada comenzó el período de vacaciones de invierno para los estudiantes de básica, media y superior en todo el país. Pese al llamado y las advertencias de estudiantes, apoderados, a las distintas organizaciones del sector de educación, a alcaldes y otras voces que se han pronunciado en contra de esta medida. Peor aún, parece ser también una (des) coordinación o descordinación entre los Ministerios de Educación y Salud han logrado complicar aún más las cosas. Como las medidas para frenar el virus no están teniendo el efecto esperado, al parecer ahora pasaron a la etapa “creativa” y de más improvisación.


Incluso anunciaron que preparan un itinerario para la reapertura de colegios y el inicio progresivo de las clases presenciales. Me pregunto ¿a quién se le habrá ocurrido una cosa así? ¿Estarán asesorados por los mismos expertos que decidieron implementar cuarentena en algunas comunas mitad sí, mitad no? Quizá es probable que a estas alturas el Ministro Figueroa le haya creído a a Mañalich eso de que “el virus se vuelve bueno”.

“Que los estudiantes vuelvan a clases en 10 días más es la decisión más insensata, irresponsable y falta de ética que se pueda tomar por parte no de uno, si no dos Ministros de Estado“


Estamos en medio de una pandemia que no distingue edades, condición ni fronteras. La muerte ya ha golpeado la puerta de miles y miles de hogares en el mundo y en Chile ya está empezando a cobrar víctimas. El virus ha impactado en lo individual y en lo social, en la economía de los hogares y en las relaciones de poder dentro de los países. Ha develado la obscena concentración de la riqueza, muchas veces en formas totalmente opuestas al bienestar general.


Ha quedado expuesta también la falta de un Estado robusto y garante, que pueda responder a esta y otras emergencias. Esto se agudiza cuando consideramos la falta de garantía de derechos esenciales, que deberían ser inherentes a toda persona humana. Por mencionar algunos, el derecho al agua, al trabajo y a una adecuada protección y promoción de la salud, entre otros. Entonces, justo ahora cuando nuestro país entra en la fase crítica, que los estudiantes vuelvan a clases en 10 o 12 días más es la decisión más insensata, irresponsable y falta de ética que se pueda tomar por parte no de uno, si no dos Ministros de Estado.


En nuestra opinión y recogiendo la de muchas otros actores relevantes y a los mismos apoderados y estudiantes, nos oponemos totalmente a esa posibilidad. Desde el más elemental sentido común, teniendo como centro nuestra intención de proteger la la vida de nuestros hijos, de los niños, niñas y adolescentes en edad escolar y de los trabajadores de la educación, que también han sido históricamente maltratados.


En este sentido, es evidente que en estos momentos no se puede dar garantías de seguridad sanitaria en los establecimientos educacionales. Entonces no se puede estar resolviendo que los estudiantes vuelvan al colegio, o el panorama de contagios,  según los estudios, se dispararía sin control. Tampoco es razonable iniciar las vacaciones en pleno confinamiento y en abril, cuando se ha repetido hasta el cansancio que la cuarentena no son vacaciones. Hoy, mezclan y confunden todo. La verdad no se entiende la lógica de la autoridad en este caso.


Estas actitudes no ayudan a superar la crisis ni al cuidado de la población, más bien generan incertidumbre y dejan en la indefensión a  estudiantes, familias y trabajadores de la educación . Como respuesta a esto, hacemos un llamado a la reacción de manera individual, familiar, solidaria y colectiva. La única forma de proteger a los estudiantes, su presente y futuro es diciendo fuerte y claro: Nadie vuelve a clases el 27 de abril. Y no se trata de una cuestión de oponerse por que sí, se trata de asumir un nuevo sistema de vida en tiempos del Coronavirus. Recordando y reconociendo que la felicidad de Chile comienza en sus niños y niñas.

Los contenidos de esta sección son responsabilidad exclusiva de los columnistas y no representan necesariamente el pensamiento del Radar Renca. Si quieres publicar en este espacio envíanos tu columna de opinión a editor@elradarrenca.cl

A %d blogueros les gusta esto: