ACTUALIDAD CORONAVIRUS

Pedaleando contra la pandemia

Acompañamos a estos renquinos que cada sábado realizan una anónima pero importante labor.

Es otro sábado de cuarentena a medias y en las calles se siente un ánimo extraño, por que las micros siguen agolpándose en los semáforos y el chirrido de los carros de feria continúa como si nada. Son las nueve la mañana y el calor, tempranero, empieza poco a poco a sentirse. La música anima el ambiente de un pequeño cobertizo donde Ciclismo Urbano RNK se prepara para salir a una nueva ruta de sanitización por Renca.

Casi ceremonialmente, comienzan a revisar una por una la carga de sus pulverizadores y paños de limpieza. En el fondo se asoma David, uno de los organizadores, que no ha tenido ningún problema es disponer de su casa para reunir al grupo. “Todo esto es voluntario y colaborativo, todos los que estamos aquí estamos para ayudar a nuestra misma gente, nada más”, señala. Pasan algunos minutos y habiendo verificado aire, cadenas y frenos, el grupo esta listo para partir.

Si bien portan mascarillas, guantes, cascos y lentes que les cubren la mayor parte del rostro se les nota felices cuando salen pedaleando con sus banderas por el sector de Lo Boza. Algunos van cargando unos pesados bidones que contienen el cloro diluido o amoniáco cuaternario, compuestos que pueden eliminar con facilidad el virus pero que en mayor concentración pueden resultar tóxicos.


Son la nueva Primera Línea, y hasta hacen recordar un poco a los liquidadores de Chernóbil, enfrentando y exponiéndose al peligro por el bienestar de los pobladores. ¿La gran diferencia? Ahora el adversario es invisible y silencioso. En situaciones así, un estornudo, apoyarse en una baranda o saludar de manos puede significar el contagio o incluso la muerte de un vecino de la comuna. “Si yo me enfermo, es probable que me recupere, por que para mí será como un resfrío, pero para la señora que está esperando aquí (apunta un paradero) puede ser letal”, señala uno de los pedaleros, ajustándose las antiparras.

Por lo mismo, plazas y paraderos son uno de los principales objetivos. Dentro del equipo, cada uno de los voluntarios tiene un rol relativamente demarcado, lo que facilita y agiliza la limpieza. Cada cierto rato, distribuyen nuevos guantes y repasan las bicicletas, mientras otros van aplicando el desinfectante. Al final secan las superficies, prácticamente no dejan rincón sin limpiar.


Katherine es vecina de la comuna, trabaja como guardia y tiene dos hijos. Ha asistido a este tipo de bici-sanitizaciones aquí y en Quilicura. Cuenta que tomó conciencia del peligro de la pandemia al ver a otras madres en la locomoción colectiva yendo a trabajar o viajando con sus hijos.

Si bien cree que es importante lo que están haciendo, critica el poco despliegue de las autoridades. “A pesar de los recursos que tiene el gobierno o la muni, no han hecho el esfuerzo de sanitizar todos los rincones. Por eso hacemos esto”, agrega, mientras se apura en secar un juego infantil.


El grupo continúa su pedaleo por las poblaciones San Luis y El Perejil, donde reciben el saludo cariñoso de algunos peatones y automovilistas. La moral no decae.


Sergio es uno de los que portan aspersores con amonio y también es el encargado de la música. “La idea es salir bien motivado a hacer esto y alentar también el trabajo de los compas, ¿que mejor que con música?”, comenta alegre, sin dejar de rociar el químico sobre un asiento. “Esta iniciativa es desde y hacia el pueblo, y que es lo mínimo que podemos hacer por la salud de sus vecinos“, recalca, y luego programa otra canción.

Luego de un extenso recorrido por distintos barrios, calles y plazas desde el sector de Balmaceda hasta más allá de la Av. Brasil, la jornada llega a su fin para este grupo de ciclistas. “Ahora su merecido almuerzo, ¿o no?”, bromea uno de ellos, subiéndose a la bicicleta. La próxima semana volverán a encontrarse para seguir, como dicen ellos, pedaleando contra la pandemia.

Nota del editor: Las jornadas de sanitización de Ciclismo Urbano RNK son con invitación abierta. Para participar sólo debes tener bicicleta e implementos de protección. Puedes contactarte con ellos a través de sus perfiles de Facebook o Instagram, o al +56972960974 (Diego)
A %d blogueros les gusta esto: