OPINIÓN

Renca, París y Londres: Los desafíos del ciclismo urbano


El seis de mayo Renca cumple 126 años. En este siglo y cuarto de edad hemos avanzado muchísimo desde aquella referencia de Blest Gana en que nos retrataba como un pueblo a las afueras de Santiago famoso por sus frutillas. Hoy somos parte del Gran Santiago y por nuestra comuna cruzan tres de las principales autopistas metropolitanas, lo cual nos brinda una conectividad rápida con el resto ciudad pero a un costo altísimo para el común de los renquinos.


Asimismo, la implementación del Transantiago significó profundos cambios en los tiempos y formas de traslado para nuestros vecinos, lo que sin lugar a dudas ha incidido negativamente en su dignidad, salud mental, seguridad y vida familiar. Finalmente en octubre del año pasado el desencadenamiento del malestar social vino a consolidar esta tendencia dado los consecuentes problemas experimentados por el transporte público.


En este contexto es que la comuna ha vivido un aumento sostenido del uso de la bicicleta como un medio de transporte. Dicho aumento impone un tremendo desafío comunal: quienes pedaleamos por Renca nos vemos obligados a desplazarnos por vías extremadamente hostiles para el tránsito seguro en bicicleta, incluso en las escasas ciclovías implementadas.


Hoy en plena pandemia las ciudades del mundo se debaten entre mantener las actividades económicas indispensables y el confinamiento de la población. Esto supone incentivar medios de transporte alternativos capaces de garantizar una distancia adecuada entre quienes deben moverse a través de ellas. La bicicleta como vehículo individual se ha convertido entonces en el medio más seguro y práctico para mitigar los riesgos de contagio.


De esta forma Berlín, Milán, Quito, Lima y Buenos Aires, entre otras ciudades, han comenzado a proyectar planes de reconversión de vías tradicionalmente destinadas al uso de automóviles o transporte público para adaptarlas al uso de la bicicleta. Incluso hemos tenido la oportunidad de asistir a reuniones para articular esfuerzos entre autoridades y ciclistas con el fin de la creación de ciclocarriles de emergencia en la comuna de Santiago


De acuerdo con lo anterior creemos que es urgente coordinar esfuerzos entre la comunidad ciclística y las autoridades locales para la implementación de ciclovías y ciclocarriles de emergencia para impulsar y resguardar el uso de la bicicleta como el medio de transporte más eficiente para trasladarse por la comuna manteniendo la distancia social recomendada por los organismos internacionales. Para Ciclismo Urbano RNK andar en bicicleta es mas que un medio de transporte, es una forma de vivir que da cuenta de nuestros valores y principios: pedaleando no solo manifestamos nuestra posición política, también pedaleando es que expresamos nuestra solidaridad con los excluidos y olvidados todos los fin de semana, pedaleando construimos comunidad y forjamos identidad.


Ese espíritu de ruta el que nos anima a abrir no solo la discusión sino espacios de colaboración para impulsar estas y muchas otras iniciativas que contribuyan a mejorar la calidad de vida de los vecinos.


Ciclismo Urbano RNK

A %d blogueros les gusta esto: