SOCIEDAD

La Repisa de Pía: Series y películas para acompañar esta cuarentena

Ayer en Radar Renca te recomendamos música que vale la pena escuchar, pasando por varios estilos. Hoy te compartimos interesantes películas y series para hacer más amena esta cuarentena.


Sólo nueve minutos


Nuestra primera selección es un corto documental de sólo nueve (9) minutitos. El corto se llama A ContraLuz (2018), de Milena Castro , que cuenta la historia del vivir de personas con diversas enfermedades crónicas.


A ContraLuz utiliza las penumbras como metáfora de lo desconocido frente al avance de la enfermedad, pero lo aborda desde el prisma de las personas, trazando un recorrido del dolor como algo un poco más entendible para todos y todas.


Para los que tienen Netflix


Seamos sinceros, Netflix cada vez que se involucra en una serie que ya tenia temporadas sin su colaboración, la echa a perder. Así pasó con The Killing (2011) o Peaky Blinders (2013). Sin embargo, cuando se lo propone, Netflix puede sorprendernos con material de bastante calidad, no sólo en historias, sino también en el resto del conjunto cinematográfico.


The Haunting of Hill House, La maldición de la casa en la colina (2018) cuenta los tormentos que sufre una familia que perdió a su madre en aquella casa. Sin embargo, no es la clásica historia de terror. Hill House nos muestra una infinidad de valores y luchas internas de sus personajes. La culpa, el miedo y la melancolía son parte de la tónica de esta serie.


Si encuentras el primer episodio un poco tedioso, no te preocupes, por que desde el segundo en adelante no pararás. La música de The Newton Brothers, le da una atmósfera especial a los cuidados planos que van articulando la historia mediante interesantes saltos en el tiempo.


Para la familia


Sex Education (2019) es una buena opción para los adolescentes, pero también para que los padres puedan orientar a sus hijos e hijas sobre esta etapa de desarrollo y descubrimiento.


La trama gira en torno a Otis, un joven cuya madre es terapeuta sexual, y por tanto cree tener los conocimientos para ayudar a sus compañeros con problemas sexo-afectivos. Sin embargo, Otis no es profesional, y por esa misma razón “la consulta” estará sujeta a una serie de situaciones tragicómicas, en las que se verán envueltos sus propias luchas personales.


Para que te animes

Cada día, son más los adultos que están comenzando a ver animaciones, sin pertenecer a los mismos nichos para los que son creados (como los fanáticos de los comics de súper héroes o los otakus). Para los que ya siguen este estilo o recién están comenzando a explorarlo, aquí van dos películas imperdibles:


Creada en el afamado estudio Ghibli, Susurros del Corazón (1995) es una película sobre un amor adolescente entre Tsukishima y Amasawa. La trama gira entre la toma de una decisión difícil y dolorosa: estar con el amor de tu vida o seguir tus sueños profesionales.


Este film nos invita a reflexionar sobre amor, amor propio y sobre nuestras metas en la vida. A madurar para con nosotros y para con otros.


Reír llorando


La película Your Name (2016) de Shinkai Makoto, nos cuenta la historia de Taki y Mitsura, quienes comienzan la trama intercambiando cuerpos durante los sueños. Lo que comienza con una comedia, sobre todo de parte de taki, “urgueteando” el cuerpo de Mitsura, pasa a un segundo tiempo de romanticismo, para acabar en un drama lleno de suspenso, con final feliz.


Ambientada en dos localidades distintas de Japón, Your Name comienza con un opening digno de cualquier animé, generando un corte de tres momentos que pareciera que, en vez de ver una película, estamos viendo una serie de tres capítulos.


Bonus Track: cambiemos de nombre


Llámame por tu nombre (2017) es una película de Luca Guadagnino ambientado en la Italia del 80’. La película ganadora del Oscar, cuenta la historia de amor entre Elio y el estudiante de posgrado Oliver.


Un punto destacable es la música, interpretada por varios artistas, pero qué se destaca como principal, el soundtrack “Mistery love” de Sufjan Stevens. También aparecen melodías del genio Ryuichi Sakamoto, que, si no lo conocías, compuso la conocida pieza “Merry Christmas, Mr. Lawrence”.

A %d blogueros les gusta esto: