OPINIÓN

El mamarracho político

Antes de partir, dejo en claro que soy un trabajador como el común de la gente y a pesar de llevar tres o más meses de pandemia en Chile, recién comenzaré cuarentena preventiva estos días. Y como buen Vidal de pobla, hasta ahora yo estoy bien, mi familia también y eso es por que nosotros mismos hemos tomado las medidas necesarias. Porque como hemos visto, las medidas que ha llevado adelante el gobierno han sido confusas. No son más que discursos de ahogadas voces sin alma.

 
Hoy día, que comienzo esta cuarentena pienso en todes mis vecinas/os ¡de México a Magallanes mierda! Porque soy del albo campeón y la otra mitad de mi familia es bullanguera fieles al león les admiro por eso, somos todes Americanos/as y saldremos de ésta en comunidad; Pienso en mis compañeros/as que siguen trabajando su turno, compañeras/os que poco a poco van desapareciendo por estar contagiados/as, pienso en la lepra social de la que son expuestos/as.


Hoy me despierto con la noticia de la destitución de Mañalich del Minsal, lo cambian por otro amigote de Piñera, bajo una gigantesca ola de contagios en el país; cae el “coco derecho” de piraña. Veo poca tele, porque apesta la cabeza tanto show de los medios, pero de pronto se asoma ese tal Mañalich y dice:(…)”La estrategia se derrumbó como un castillo de naipes”(…) ¿Qué es esa wea? ¿Eso es todo lo que debe decirle al país?¿Eso es todo lo que debemos exigirle a un Ministro de Estado? no me extrañaría que agarre el primer vuelo a sus paraísos fiscales y desaparezca.


¿Qué pasa con la gente que perdió a sus familiares por la culpa del ex Ministro? ¿Qué pasa con la falta de empatía que tanto hablan sobre la clase laburante? Si nosotros/as estamos obligao’ a ¡trabajar!¿Qué pasa? Si no pueden tomar ni cuarentena po’ y se ven forzados/as a poner en riesgo su salud a diario ¡nada! “visté que andan todos los weones muy ocupados” diría Coco Legrand; sin duda renuncia y desaparece de nuestra callampa cartografía popular.

 
Esta llamada democracia ¡es pura mentira oiga! solo las defienden las élites de este país; la democracia de los diputados con menos de 50% de asistencia al trabajo, la democracia del Lavín poniendo pura cara de weón en los matinales haciéndose el gracioso ‘superhéroe’; esta democracia sin participación ciudadana; esta democracia paltona que permite los cagazos gubernamentales sin medir las consecuencias para los/as comunes, las/os nadie, todos/as los/as piojentos/as, esta “democracia” sin cueca y sin falta de ortografía ¡merecemos respeto! y lo vamos a exigir a no si no, ¡espérate nomás! que pase la pandemia, que saldremos en masa al contagio de la Dignidad, porque yo: “ahí si me quiero contagiar, ahí sí quiero bailar sobre las ventanas de Santiago, ahí sí quiero bailar y bien cachondo sobre el falso patriotismo de esta nación de hipócritas y caras de rajas politiqueros/as; quiero ir a misa entrar en la catedral y poco a poco pisar peos alemanes; quiero y voy a escupir sobre el café de un petulante empresario/a solo pa’ webiarlo/a, lo hare y no estaré solo, ya que hay muchas venas abiertas en este continente”.

 Es que este gobierno ha caído a lo absurdo, un nivel de improvisación de ¡estos gallos!, y pensar que tienen doctorado en Harvard, el mismo piraña estudio gratis y la ministra de la mujer duró menos de un mes ¡que chucha!

¿Cómo pueden ser tan incompetentes? ¿Sabrán todo lo que pasa un trabajador/a en plena pandemia? llegar a una pega sin medidas sanitarias, sin la mínima preocupación por los contagios de sus empleados/as, jefes que nunca se tomaron el tiempo adecuado para hablar con un compañero/a haitiano/a. Andar en la micro repleta de cuerpos con números, porque es así como nos tratan, es así como arreglan sus cagás los/as amantes de la falsa democracia, pa ellos solo somos cifras por pantalla, nada de humanidad, nada social.


Esta pandemia llegó para hacer cambios concretos y no solo de votar apruebo. Debemos hacernos escuchar siempre, a pata pelá si es necesario, mostraremos nuestras tetas masculinas en repudio al rodeo, porque sepan ustedes que hubo un tiempo donde quemar brujas fue legal, las tradiciones pueden quedar en el olvido cuando se forja un nuevo horizonte. <<Recuerden ustedes, que solo estamos de paso en esta tierra; esa es nuestra plusvalía. Somos Pueblo, solo en el me recuesto y solo en el me levanto>>


No me haré parte de este mamarracho político, prefiero poner la mesa pa’ la olla común desde Renca, no espero que me regalen nada, ya me han cagaó bastante con la AFP, sé que moriré trabajando “son mis manos mi amor y mi sustento“. Porque si este gobierno fuera del Pueblo, no faltaría nunca trabajo, saben: debemos luchar por cada espacio, democratizar los medios de comunicación; reconocer un facho como Kast o el desgraciado Bolsonaro, viste que la nueva estrategia de la derecha golpista es con la biblia en la mano; poco a poco quieren instaurar el modelo de Franco, la moralidad permanente para juzgar los hechos, veamos nomás aquí cerquita el golpe en Bolivia cortando trenzas a las cholas mientras escupen los salmos.


Después del estallido social de Octubre del 2019, Chile no ha cambiado en nada; siguen administrando este país como una empresa en huelga, quieren retrasar el plebiscito, quieren construir un imaginario paramilitar con falsos actores por la cordillera ¡ni siquiera los montajes le salen bien!. Oiga vecina/o debemos estar atentis, ya que del abuso nos cansamos, tenemos rabia; cuidense cabras/os, cuiden a la mama, al papa; al perro y las flores; porque queda harta calle pa’ manifestarnos, quedan murallas por rallar, estación por renombrar; cueca que bailar y si ella baila sola, es porque hay un rostro por reclamar.


Por mi parte, comienzo esta cuarentena quedándome en casa recreando mi mente en familia, con la conciencia puesta en una nueva constitución desde las ollas comunes, plato de porotos en mano, con paridad de género, cebolla en escabeche y un calentito navegado pa’ brindar con la música de las más bravas cumbias, danzaremos fervientes sobre las ruinas del poder vergonzosamente en decadencia.

Los contenidos de esta sección son responsabilidad exclusiva de los columnistas y no representan necesariamente el pensamiento del Radar Renca. Si quieres publicar en este espacio envíanos tu columna de opinión a editor@elradarrenca.cl
A %d blogueros les gusta esto: