OPINIÓN

La UDI y la noche de los cristales rotos

En noviembre de 1938, poco antes de iniciar la Segunda Guerra Mundial, los principales jerarcas del partido nazi planificaron y ordenaron una serie de ataques a la comunidad judía alemana. Concertados con civiles cercanos al partido, las tropas paramilitares salieron en forma coordinada a golpear y linchar a personas, provocaron daños en numerosas sinagogas, destruyeron escuelas, casas y hospitales de los barrios judíos.


De ahí en adelante, el episodio pasó a ser conocido como “la noche de los cristales rotos“, pues las calles alemanas despertaron llenas de vidrios regados por el suelo, debido a la destrucción de las vitrinas.


Estos ataques fueron presentados como una reacción espontánea del pueblo alemán tras el asesinato de un diplomático por parte de un judío. Si bien al comienzo el apoyo vino de los activistas civiles, cuando comenzaron los disturbios también se sumaron las tropas. Con cerca de 91 muertos y miles de deportados, el fascismo comenzaba esa noche a hacer su entrada a la historia de los genocidios en el mundo.


82 años después — como si el tiempo fuese insuficiente para evitar el contagio de estas nefastas prácticas — vemos como en el Wallmapu fuerzas policiales y civiles se lanzan a la calle para atacar y reprimir al pueblo mapuche. El ministro del Interior Víctor Pérez — en un papel similar al de Göering — hacía estos días enérgicos llamados a la paz y unidad de los chilenos. Un llamado por la paz que sólo beneficia a algunos, pues justifica la violencia contra otros, fortaleciendo la unidad de iguales, aplastando todo atisbo de diversidad.


¿Por qué Carabineros de Chile escolta a las caravanas del Rechazo? ¿Por qué la policía realiza sus labores en conjunto con civiles? ¿No bastó con militarizar el Wallmapu? ¿No les bastó con inventar enfrentamientos para asesinar comuneros mapuches?


La respuesta es evidente: Carabineros y militares siguen operando como el brazo armado de la derecha. Por estos días, nuevamente, son el martillo con que se rompen los cristales de la democracia.

Los contenidos de esta sección son responsabilidad exclusiva de los columnistas y no representan necesariamente el pensamiento del Radar Renca. Si quieres publicar en este espacio envíanos tu columna de opinión a editor@elradarrenca.cl
A %d blogueros les gusta esto: