BLOG DEL EQUIPO EDITORIAL

Una (casi) brevísima aclaración

Tratamos de ser breves pero no nos salió.

Nos da lata tener que hacer esto, pero aquí vamos.


Bien, hace unas horas la actual concejala Virginia Fuentealba (electa en 2016 con 1.385 votos dentro de la lista del Partido Socialista) publicó en sus redes sociales algo así como una serie de acusaciones en contra de nuestro medio local y aunque no nos gustaría darle más tribuna a alguien que va de salida, por respeto a nuestros lectores no podemos dejar de responderle.


Dice la Sra. Fuentealba que el Radar Renca la tergiversa en su cruzada por la justicia y la equidad en el país (claro, pero los iluminados son otros) y que nuestro ex-colega César Améstica se encuentra realizando una suerte de campaña difamatoria en su contra. Ninguno de estos supuestos tienen relación con la realidad.


En primer lugar, la noticia publicada más temprano el día de hoy (escrita por Gastón Arce y firmada por el Radar Renca, por que acá no nos interesan las figuraciones personales) consigna distintos hechos públicos referentes a la resolución definitiva del TRICEL que impidió la celebración de elecciones plurales en nuestra comuna. En dicho proceso caratulado con el rol 307-2021, la concejala presentó mediante su abogado un escrito a dicho tribunal electoral con fecha 2 de marzo, haciéndose parte de los alegatos.


En el escrito, Fuentealba expone al Tribunal su proceso fallido de validación de firmas que la dejó fuera de carrera y alega que de aceptarse la candidatura de Castro (que fue rechazado por otra causal) se estaría incurriendo en una “desigualdad” contra ella y su candidatura, por lo que solicita se excluya de competencia al actual edil. Luego, en otro párrafo, recurre a la fórmula legalista de “las reglas son iguales para todos”, curiosamente el argumento principal expuesto por los abogados del PRI tanto dentro del tribunal como fuera de éste.


Cabe recordar que en un proceso de ésta naturaleza sólo hay dos posiciones posibles: o usted apoyaba la reclamación de Castro, se hacía parte de la postura alegada por el PRI y Monsalve, o simplemente no participaba de él. Usted eligió la segunda, en algunos casos coincidiendo incluso en los argumentos. Ni siquiera se requiere aplicar el más básico de los silogismos del razonamiento lógico para entender de qué lado se encontraba usted.


Nos encantaría pensar que se trata de un error, el disimulo de alguien que fue por años funcionaria durante la administración Barahona sin siquiera esbozar una crítica, mal de altura o la mala influencia de sus consejeros. Pero si revisamos su historial de votaciones en bloque con los concejales de la UDI, su alejamiento de las causas que defendió en campaña y la constante actitud virulenta de sus trolls y bots en redes sociales, no vienen más que a confirmar que estamos en veredas opuestas.


Un desenlace triste para una concejala que creímos en su momento podía representar una luz de renovación y preocupación no sólo por los temas que afligen hoy a los renquinos y renquinas, si no por los temas que nos ocuparán las discusiones el día de mañana. Esa claridad por la que varios miembros de este equipo votaron en 2016, hoy no son más que una estrella muerta.

El primer logo del “Radar Cerro Colorado”, por allá por noviembre del 2012


Por eso entendemos que en las redes los vecinos, decepcionados, ya la estén sindicando como una nueva “Nora Contreras”. En defensa de Nora, por quién guardamos el más sincero respeto, su giro político fue validado en las urnas por los renquinos y renquinas y hasta asistió a conversar en uno de nuestros programas. A usted la seguimos esperando..


En segundo término, se acusa a César Améstica de dirigir encubiertamente este medio local. Pues bien, a fines de noviembre de 2020, nuestro buen amigo comunicó al equipo del Radar su intención de emprender nuevos rumbos dentro de la comuna. Conforme a nuestro protocolo interno de candidatos, César renunció al aire en su programa el 3 de diciembre de 2020 y desde entonces ha recibido una cobertura no mínima, ¡nula! de su candidatura en este medio.


De hecho, Radar Renca tiene agendada la publicación de cerca de 16 entrevistas ya realizadas a candidatos a concejal de distintos sectores políticos en las próximas semanas. Con Améstica ni siquiera agendamos una. Ya lo estamos echando de menos, de hecho.


Por último, no está de más aclarar algo que sus partidarios vienen repitiendo hace rato y sin prueba alguna, y es la supuesta financiación pública o municipal de la Organización Social El Radar de Renca. Desde sus inicios en 2012 y tras la reestructuración de 2020, Radar ha funcionado con cosas que tenemos, cosas para las que hacemos una vaca y trabajo voluntario. No hemos realizado jamás postulación alguna a fondos públicos ni se nos han asignado (si así hubiese sido, tendría que haber pasado por el concejo que usted integra).


Aunque solemos lanzar el chiste de que nos financia Venezuela, lo cierto es que el año pasado recibimos un pequeño financiamiento de Google, LLC a través de su filial Google News Initiative y sobrevivimos con pequeños aportes de $2.000 pesos que nos entregan los vecinos que se han suscrito al Radar (que son poquitos, ni que nos estuviéramos forrando). Eso es suficiente para mantener arriba un precario sitio web y la pluma de nuestros colaboradores, que lamentablemente tienen que darse la lata de responder tan extensamente a tan poca cosa.


Le enviamos un saludo y el mejor de los éxitos en los años que vengan. Esperamos, por un mínimo de consecuencia, no tener que verla sentada en algún escritorio de lo que alcance a durar la administración Monsalve. A estas alturas, nada nos podría sorprender.


El equipo.

Si deseas colaborar, escríbenos a elradarrenca@gmail.com.

Si deseas enviar una columna de opinión escríbenos a editor@elradarrenca.cl.

Por último, si deseas aportar a este proyecto de periodismo local sin fines de lucro, considera hacerte suscriptor del Radar Renca.

A %d blogueros les gusta esto: